"La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento".


domingo, 16 de agosto de 2009

Curauma



Este sitio es lo que se conoce como Curauma

Se ve muy lindo pero tiene muy bien oculta toda una historia llena de sucesos horribles. Como una especie de lado oscuro, que muchas personas intentan ignorar, que es únicamente un lugar con un silencio extremo, que te logra sacar de quicio, un silencio tan abismal que logras percibir sonidos que antes no habías apreciado en tu vida y hasta voces que sientes que intentan decirte algo desesperadamente.
Bosques con magnitudes alucinantes, espacios desmensurados y vegetaciones diversas.
Arboles altísimos, árboles caídos, senderos infinitos, etc.

Cuando caminas solo por los bosques de Curauma, jamás te sentirás solo.
Mientras avanzas, todo tipo de criaturas de las que no tienes idea de sus existencias observan tu andar, cada paso, casa respiración, inhalo y exhalo, cada dirección de movimiento de tus ojos al observar el entorno.. no te imaginas cuanto te observan, desde lo alto, desde abajo o muy, muy cerca tuyo.
Bajo tierra, muchos cuerpos enterrados. Arriba, muchas almas y espíritus vagando sin razón de existir, refugiandose en donde sigilosa o espantosamente perdieron la vida. Siguen ahí, esperando que la luz se apiade de ellos. Muchos de ellos, de una de las batallas de la guerra del Pacífico que fue aquí.

No saben lo que es Curauma. ¿Qué necesidad tienen de adentrarse en nuestros hogares?
¿Quienes son?, ¿Porqué no nos dejan dormir?
Solo ellos conocen su propósito, ¿Me devería sentir como un invasor de su espacio?.

El silencio es la palabra que define esta zona, un silencio agotador, agobiante. Nisiquiera el que puedas lograr provocar un tanto de ruido opaca el profundo silencio, tan profundo como un túnel hacia el centro de la tierra.

No es lo más seguro las andanzas sin rumbo por el bosque de Curauma a horas pasadas de la luz que nos proporciona el día, lindas masas de aire blancas en un gigantesco fondo azul, que intentan disimular las cosas aterradoras que se esconden entre nosotros, es alucinante.
Al caer la noche, venus y la luna son tu guía y las conteslaciones de estrellas. Los desolados y deteriorados caminos por entre el interior de un bosque son más oscuros que la misma noche.
Es menos peligroso el hecho de que te encuentres a alguien en la misma situación que tú buscando compañía o buscando sangre, que las mismas especies de "cosas" o entidades que se encuentran a tu alrededor, buscando el momento perfecto para entrar en acción, ¿contra uno?.

Si los buscas, los encontrarás, si vas meditando en cualquier pensamiento que no sea el de imaginarselos, entonces estas a salvo. Con algunas escepciones.
Los escalofríos helados que congelan tus venas a causa de lo terrorífico que se vuelven las formas de los árboles, de las energías que sientes detrás de tu hombro, de esas voces que vienen detrás de los troncos vetustos y desgastados, del susurro que provienen de la sima de los árboles como si comentaran tu caminar. Te sientes como el único ser con vida que ronda esos caminos sin comienzo ni final, que eres el único estupido que no tiene un refugio en donde ocultarse o en donde pasar desapersivido, depronto oscuridad absoluta, no quieres acercarte...

No sabes que es lo que te depara, así que siges tu camino iluso.
Llegas a tu hogar entre otras cientas de casas que son exactamente iguales a la tuya, vez el humo gris leve salir de las salamandras de tus vecinos, ni un alma en la calle. Entras y te acuestas en tu cama, sin embargo.. sientes la misma sensación que cuando deambulabas por el lóbrego y eclipsado sendero de tierra del boscaje.

Hojas de colores que esconden suspiros, penas y llantos, sombrías imagenes que no te quieres ni imaginar. Cautivando con su belleza y seducción.

Esto es Curauma gente.

1 comentario:

~♥Obsesive♥~ dijo...

Simplemente, me mató...
Esta buenisimo, describe tanto como me senti cuando fui, leiste las palabras a la perfección...

Curauma sin duda es uno de los lugares mas extraños que he conocido... Aun me perturba pensar un poco en todo lo que mi cabeza sintió en esos momentos a las 2 de la mañana en ese bosque, donde el camino de pronto comenzó a tornarse estrecho y peligroso... Hasta que tuvimos que parar por obligación, el perro que nos seguía gimiendo, los gruñidos mientras corriamos, el sollozo de una mujer...

Sinceramente, me encantaría volver a ese lugar una vez mas...