"La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento".


lunes, 30 de agosto de 2010

Cigarrete.


En la vida diaria; cuando te fumas uno que otro cigarrillo; no lo haces con sentimiento, no lo haces concentrado en el real acto de fumar, no te preocupas de percibir realmente lo que hace el cigarrillo al estar en contacto con tus labios. Meditas en mil cosas, ves la gente apurada al pasar, contemplas el cielo, o los rostros ensimismados de los que caminan pero con mil imagenes de lo que tienes que hacer en pocos minutos, o lo que harás mañana o recordando sucesos del día anterior o del mes anterior, o del año anterior. No estas concentrado, ¡concentrate!, es algo tan cotidiano que no te percatas de la maravilla de esta acción, de lo fascinante del hecho, la estupefacción de la mirada y la alienación de los nervios en un profundo relajo es predominante si simplemente te dieras cuenta de lo que estas haciendo. Los sonidos se comprimen, las imagenes rebotan una tras otra, despeja la mente. Un tubito de papel con preciado tabaco y filtro entra timidamente a tu boca, utilización tradicional del fuego, rozarlo en cosquillas al tabaco para que se sumerja en placer y suba la temperatura, así se consume de a poco. Siente la suavidad, la finura, la ligereza con la que entra al respirar, ingresa sin miedo alguno. ¿Sientes ese exquisito choque del humo con la pared final de la boca? Es un calor ni amargo, ni salado, ni dulce, es la degustación pura del tabaco. Dos caminos a elegir, la valentía baja por la laringe hacia los oscuros pulmones, los atrevidos y soñadores suben para esparsirse por cada cavidad nasal y bucal. Prosigue el momento más glamouroso del acto, la expulsión del humo, diría que su elegancia supera las leyes del refinamiento, de la distinción, no tiene limites ni palabras existentes que describan cuyo acto, ¿Sientes como eliminas humo de tu ser?, ¿Como una chimenea?. Su propagación no tiene explicación física y nisiquiera tantas palabras pero... es un placer increhíble, una delicadeza y composición más fina que la curvatura de una mujer y su femeneidad, es mucho mejor... es el consuelo para todo, es la satisfacción que te hace delirar. ¡Observa bien como se expande! formas grises únicas que no ves en la naturaleza, espirales, circunsferencias y otras mayormente abstractas, con vida propia. La máxima sutileza y seducción posibles. Un ser humano no se puede asemejar en seducción, la dispersión del humo tiene el trono, es una obra de arte con lenguaje propio y el mejor amigo de la sensualidad. ¿No lo ven acaso?, en la vida diaria ¿No lo ven?, NO. Porque somos unos estupidos y debemos ser castigados. Antes de disfrutar un cigarrillo por su escencia real, degusta a nuestra amada Marie que te dará la verdad, que te hará ver el camino de la perfección en el acto del fumar. Solo date cuenta, que mis palabras no son mentira. Que la propagación desde el cigarrillo mismo o desde tu boca o nariz es más lenta, es más fina y cautivadora, caes bajo el hechizo de la hipnotización, ya lo verás querido lector. El fumar es lo más sexy que hay, el que delata nuestros pensamientos más reprimidos, el que nos alienta a pecar, el que nos tenta a caer una y otra véz como los debiles que somos. Ante este majestuoso duo.

Marie & Cigarrete.

jueves, 19 de agosto de 2010

Mon Amour

Mi amada favorita
Acogeme con tus deseosos brazos,
por favor no haz de dejarme libre,
no haz de liberar a alguien que no sabe lo que hace,
hazme caer en el laberinto de tu profundidad
y no dejes a esta pobre alma gustosa de inspiración.

Mi preciada musa no sueltes mi mano,
que la extinción jamas sea participe tuya,
se invencible por sobre toda moral,
por sobre toda paranoia... que abunda en mis pensamientos insaciables.

La calidez de tu composición es la que me hace mantener la inocente mano alzada
acogeme, no asientas al delirio, no asientas a que exprese vanalidades.
Permiteme caer en tu abismo de verdad
y no intentes soltarme por más que debas hacerlo
ya que aqui no existen reglas,
solo el tiempo es el que nos derrota.
No evapores la calidez que otorga mi mano,
si no que hazla cautiva de la tuya.

Dominame, explotame y luego despreciame,
como es tu indiferencia por naturaleza.
Pero dame más, no me hagas delirar en los sentidos,
si no cubreme, cobijame, hazme prisionero
y abrigame en tus ansias de sinceridad
dame la verdad, dame la visión,
hazme creer que solo soy un simple mortal que requiere de ti.

Santa amada no te consumas sin consuelos,
no desaparescas sin dar explicaciones,
no me hagas perder la razón una y otra vez de nuevo,
mientras tu ardor recaiga sobre la mano de este ingenuo lo mantendrás sumido en su espacialidad perfecta, para continuar sobreviviendo.
para huír de la monotonía y hacerme complice de tus fantasías.
intoxicandome de tu ilusión y desfalleciendome en ella.


sábado, 14 de agosto de 2010

Distorsión (Ficción)

De noche la motivación toma vida propia.
Esas anheladas veladas de juntaciones con otras personas similares a ti. Personas que son particulares desde la cabeza hasta los pies, vistiendo coloridas y llamativas ropas, accesorios provocativos y seductores, entre agujeros aleopardados hasta cebra en las partes más íntimas.
Combinaciones que cualquiera no se atrevería.
Uno de ellos ofrece su preciada morada para hacerla partícipe de cantidades de rituales que nos describen:

Comenzando por alcohol en diversas variaciones, un manojo de monedas nos brindan milagros.
Solo es una leve previa antes de nuestra santa amiga María Scan. Siempre, pero siempre nuestra querida e inocente alcanza para todos, de una u otra forma.

Entre habladurías de distinta índole con gran sentido y profundidad para nosotros que estamos incertos en tal esquisito trance. Pero con poco sentido para la persona que no aprecia la fuente de la verdad.. que está ante nuestros ojos pero que no nos damos cuenta en la sobriedad. Ese es nuestro pecado más común.

Caminamos pero con nuestros sentidos totalmente atentos, nos dirijimos a los juegos de niños más cercanos para degustarnos con la brisa que conlleva el acto de columpiarse y disfrutar como los pequeños niños que somos.. Sonriendo por el simple hecho de sentir lentamente la nicotina entrando y expandiendose por nuestras cavidades... que magnifique dirían nuestros grandes ídolos.

Entre uno y más cigarrettes vuelta al dulce hogar para probar una segunda ronda de alcohol pero con sabor a jugo. Ahora sí que en cantidades que no nos importan.
"- Y las pastillas" alguien pregunta. Dosis de pastillas antidepresivas, tomate todas las que puedas para luego sentir un efecto energizante especial acorde.
Este "estado" sin nombre llena la habitación de calor... y el placer más sutil se apodera de nosotros entre nosotros.
Sobre la cama, o sobre los sillones, o en el piso, o en la mesa de Pool, todo sitio desea intervenir.

Música sexy, música para drogarse, música para reír, para saltar, para besarse... inhunda el ambiente, entre la pequeña multitud de estupidos que se ríen por el movimiento de las luces y recuerdan sucesos de sus difusas, sufridas pero divertidas vidas.

No te preocupes si alguien pide exclamando un pequeño pedazo de titanio mientras otro le facilita una aguja. Es que desea una nueva perforación a la vista de sus incondicionales compañeros.

No te preocupes si alguien desaparece inoportunamente... su sangre alcanza para todos.
Lo único desafortunado es que preciado cuchillo cartonero pasa a tener otro dueño, que importa... total sabes que tienes otro artefacto cortopunzante a mano, porsiacaso.
Sangre sin sabor, con sabor, sangre dulce, solo es un poco de la codisiada roja que esparses por el paladar.

Más y más nicotina, infaltable por su elegancia al propagarse, por su innolvidable sensación.
"- ¿Quedan pastillas?".
Caminar por entre filtros, botellas de vodka, ron, tequila, pisco con tapitas bautizadas, la gente grita expresandose a todo volúmen, expresan toda su disconformidad interior...
Cuidado que en un rincón algunos gimen, asi que no les interumpas. Al otro rincón uno amurrado o enojado, dejalo solo. A su costado uno imposibilitado de levantarse que quiere aún más.
El traspaso de humo de una boca a otra es espléndido, lenguas que chocan deslizandose, que importa quién sea, que importa si es con tu mismo ----, el placer es el mismo... o mejor.

Alguien se desmaya, o alguien vomita, o cae en interminables llantos...le ayudas pero le mencionas: "- tranquilo que nuestra tranquila y relajada junta continua", porque es la distorsión pura, la distorsión que nos describe, "- descuida..."
"- Yo estoy contigo y seguiremos disfrutando", de tal esperado día al final de cada semana, antes de volver con la aburrida rutina cotidiana y cuadrada, es nuestro escape de la realidad... entiendelo.

Bajo la luz de la luna en compañia de nuestras especiales constelaciones que llevan nuestros nombres.



.Quién podría vivir así.