"La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento".


lunes, 27 de diciembre de 2010

Vista del Cerro.



En el balcón de un tercer piso de una gran casa en diferencia con las que le rodeaban, en una subida pavimentada recientemente con el calificativo de Troncoso, ubicada en la entrada del cerro Santa Elena un poco antes de la fábrica de chocolates. Se encontraba un jovencillo de piel blanca vestido de su forma particular, sentado en posición de "indio" observando el cerro de alfrente. *Lo observaba fijamente*.

La perrita mestiza Pindy sale por el pequeño espacio de la puerta de la actual pieza del tío Zenon, sentándose al costado del joven, como haciéndole compañía en tal relajado momento de pensamientos varios. *La oscuridad de la noche provocaba que la luminaria callejera hiciera un brillo en la orilla superior de los anteojos del jovencillo*

Ambos observaban el gran cerro contagiado de casas frente a sus ojos. La perrita no le prestaba gran atención, por ser la típica escena de cada día. Pero al joven... le corría una pequeña lagrima.
*Saca de su bolsillo un cigarro medio doblado y con un fósforo logra prenderlo sin desprender la vista del cerro*
Luego el joven voltea un tanto el cuello hacia su propia subida, casas abandonadas, destruidas y viejas en la superficie de la punta del cerro. *Bota el humo, vuelve a su objetivo inicial*

El cerro de al frente era realmente hermoso, especialmente con la gran cantidad de luces navideñas que hacían contraste con la oscuridad de la noche. Ni un ruido en la subida podía opacar tal momento de profundidad. Luces de todos los colores, representativas de la navidad en las afueras de los hogares, de los patios, de las ventanas, de los marcos del techo, en los tejados, en los árboles, arbustos, caminos, senderos, calles, hasta en lugares que no sabría como describir.
Una hermosa escena más aya del espíritu navideño, si no que más en la verdadera esencia porteña.... propiamente de un cerro que compone el preciado Valparaíso.

Tal espectáculo lumínico lo apreciaba cada año, pero este era el último año para el joven. *Fuma lentamente a la vista de su compañera canina, el humo resplandece con las partículas de la luz de las luminarias*
Era su punto de relajo ante cualquier situación de su vida, esa vista... ese paisaje desbordante de belleza y sencillez que predominaban sin cesar.

El jovencillo piensa en su nueva vista de la ventana, no es la misma... es solo un mural y el profundo cielo azul, algo que podía consolarle solo un poco... *El joven disfruta el cigarro como nunca, como si fuese el último, porque realmente era el último.*

Porque en verdad ya no podía creer que dejaría parte de su vida atrás. Tan drásticamente.
Hoy en día ese jovencillo no tiene esa vista al alcanze de sus ojos muy seguidamente. Lo que le apena bastante... aveces necesita ese consuelo ante sus problemas, que solo era solucionable con cinco minutos de observar divagante hacia el cerro de alfrente. El joven extraña esa vista, como si hubiese perdido un amor.
*El jovencillo arroja el cigarro por entre las rejillas del balcón hacia la calle.* Levantándose, pega una última prolongada mirada entrando a la habitación, perdiéndose entre los visillos de las cortinas.







miércoles, 15 de diciembre de 2010

Diciembre 2008


Diciembre 13
Año 2008


Se cierra el telón rojo carmesí entre aplausos de los asistentes en las butacas, las personas de pie gritaban los nombres de los pequeños inocentes no tan inocentes. Entre llantos a mi alrededor, entre alegrías a un costado y entre penas al otro costado de mi hombro eran las que describían ese ambiente caluroso de las 1 de la tarde de un día de diciembre no tan cualquiera. Si no que el esperado trece de diciembre.

En un momento me halle hundido por la emoción, desconcertado sobre tal escenario una vez terminado el evento. La gente se dispersaba de un lado a otro velozmente. Algunos lloraban, otros reían pero con la tristeza denotada en el rostro, las lagrimas corrían por los pómulos de los que vestían el azul, blanco, rojo y negro que enfatizaba la institución de la cual eramos adeptos. Esta era la salida definitiva haciendo alusión total al tiempo, a como pasa el tiempo, a lo rápido que pasa el tiempo.

Sensación de despojo, como si te arrebataran la adolescencia y los recuerdos, tirándolos hacia el pasado, hacia una etapa ya concluida, como al baúl color caoba del ayer... para entrar en algo totalmente nuevo, una nueva etapa de nuestras vidas. El conocimiento de esto concluía en ansiedad y perplejidad. El día al fin había llegado, que en verdad había llegado, que el 13 de diciembre del 2008 tenía que apropiarse de un cuadrito del calendario como cualquier otro día.

Día que temía profundamente, día que me causaba terror, pero en el momento fue lo que menos tenía esperado.

F.D.L. al escenario. Las voces irradiaban mi nombre entre los asistentes del teatro municipal de Viña del Mar. Casi al soltar la primera lagrima pude aguantarme por suerte, la hiperactividad de esa señora de cabello vetarraga al entregarme un pedazo de cartón con mi nombre impreso, el tenerlo en las manos y acariciar con la yema del indice hasta sentir el rasguño del filo por la orilla.
Observar los golpes de las palmas desde los asientos de terciopelo azul, para luego voltear el rostro y ver el de mis compañeros.. que se encontraban en la misma acción. La luz semi amarilla desde la parrilla eléctrica del techo golpeaba mi rostro, dando énfasis a mis facciones. Logré sentirme como alguien importante dentro de tal pequeño universo. Como algo apreciado y único.

13 de Diciembre me engañaste.

Pero sin duda, entre los llantos de mucha pero mucha gente, hubo un llanto en particular que me erizo los pelos y agudizo mis sentidos. Entre la muchedumbre una vez bajado el telón, entre la cantidad de padres y madres de mis compañeros revoloteando con sus hijos... desde la lejanía se acercaba alguien que no era mi Madre. Inmóvil quede al recibir un abrazo sin palabras. Esas lagrimas que brotaban de sus ojos no las olvidaré jamás, primera y única vez que observe en mi vida tal acto, tal situación... como si todo fuese un confuso acto teatral.

No se si habrá sido la inspiración del momento imaginándome bajo 35 mm, o si habrá sido un pequeño momento al más puro estilo del neo realismo Italiano, o mucho más la sorpresa absoluta porque su presencia desde el público ese día para mi era desconocida.
Pero lo único que si se es que logre sentirme totalmente lleno.

Lagrimas transparentes con un pequeño brillo de luz blanca que se iluminaba desde alguna dirección. Esas lagrimas que sensibilizaron mi aguante del llanto, terminando derrotado. Esas lagrimas de mi Padre al ver a su hijo licenciarse. Al ver como han pasado los años, y quizás al ver una secuencia de errores que cometió en su vida.



Por un breve instante hubo un Perdón celestial.



[Soy la única persona que tiene unos brazos cruzandole el cuello]



jueves, 9 de diciembre de 2010

Un escrito de diciembre

Son las 1:21 de un día jueves normal
Últimamente había modificado para bien mi ritmo de sueño cotidiano a las 00:30 como máximo
ahora lo desborde nuevamente y como es costumbre para mi cada cierto tiempo, porque ahora me terminaré durmiendo a las 2 de la madrugada o más tarde.

En estos precisos momentos 1:22
me acaba de dar una sensación de pena cuatica
que me hace pesar cierto organo que me compone.

Y es especialmente porque extraño mucho a una persona, una persona que de verdad amo.
Me dan ligeras ganas de llorar al escribir solo una pequeña linea sobre cierta persona a la que me refiero, y no sé por qué preferí publicar esta entrada en mi blog público que en mi blog privado... quizás porque tanta privacidad me hace mal por un lado....

Les juro que hecho mucho de menos a esa persona
quizás pense en mi no más, incluso al pensarlo ya dos segundos me doy cuenta de los grandes fundamentos por los cuales actúe de gran manera y no fueron vanales,.... al contrario. Para mi fue muy dificil hacer lo que hize... lamentablemente ahora me encuentro en la situación del temor, de la pregunta eterna del "ahora como vuelvo a comunicarme con esa persona", uta, valentía no mas supongo.... :/

el estres de la U me está carcomiendo
y siendo que quedan dos días, son los peores de la existencia
ojala fuesen por solo trabajos... pero no, es solo una simple wea el 29 de noviembre la cual me hará tener que defender mi postura y mi opinion...
bleh

ahora me carcome otra weá, el 2011
que será de mi ese año?
:/
ojala sea una decisión mia y no de mi madre
que se mete tanto en todo
que lata
que lata TODO

lo que más me da lata es que ahora que se de la existencia de esa persona
de un segundo para otro me vuelve esa sensación que sentí en octubre
de celos.... seré posesivo?
que mierda tiene que venir ese/esa imbecil de nuevo con la misma?, como si el tiempo no le hubiese enseñado nada?, con que cara...
que escrito tan incoherente
solo yo me lo entiendo.

Tengo miedo, tengo pena,
ojala todo fuese como antes
ojala todo fuese como hace unos meses
todo era tan perfecto
ahora estoy
simplemente
solo...

:/

Adios