"La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento".


sábado, 13 de agosto de 2011

Momentos.



Es difícil de entender, cuando no hay cuenta de las cosas. Estipulación de actos grotescos, en la real instancia del asunto. Se que la realidad es una puñalada; tus lagrimas secas cortan el filo de la navaja; que el intentar crear un posible entendimiento; termina en triste sangre exhalada de los pulmones. Porque lo mismo que piensas, es mi vida. Me compone por dentro, es complejo de asimilar. Fueron espectáculos inesperados, es culpable el descuido irracional, la tentación del caer sobre la piel, es la que merece el castigo insondable.

Años tras rejas solo curarían retos incompletos, si es que de verdad reciben cura. Aveces el perdón es estúpido y el recibirlo es un sacrilegio. Es mi vida; un laberinto inesperado
que se recorre a ojos vendados, con las venas apretadas al limite; en un inevitable desencanto irreverente. Sinfín de pesares en pleno confeso, competen más de cinco sentidos. Brota humo de la mente, donde el fuego arde con histeria. Quebrantando salidas de escape, no hay escape.
Las vías únicas han desaparecido, no existe salida . El fruto de la inconsciencia, ha comenzado ya en desgracia.