"La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento".


domingo, 9 de noviembre de 2014

Así con la vida.





Bueno, primero me gustaría hacer mención de lo depresivas que fueron las últimas entradas de este blogspot xD. Nunca he tenido miedo de expresar lo que siento, me imagino que muchas personas esconden, particularmente, ese lado de ellos mismos. Con la intención de representar una constante imagen de estabilidad y tranquilidad. Aunque debo decir que dichos conceptos, no es fácil mantenerlos en una sociedad como la nuestra actual. La vida es flujo y reflujo a menos que nos elevemos por sobre las causas y efectos de la vida cotidiana, transformándonos nosotros mismos en Causa, sin que ningún efecto nos llegue estrepitosamente.

Siempre fui una persona muy alegre, sonriente y feliz, y creo que no permitiré que el destino me lo impida, o que las propias consecuencias de mi actuar, en un pasado, me lo permitan.
Dicen que todo ocurre por algo y que esto nos conlleva a otra situación diferente, de la cual también aprenderemos y así sucesivamente en esta escuela del planeta Tierra. No muy fácil de hecho. Cada acto del cual nos arrepentimos, nos servirá para no volver a cometerlo en un futuro, uno aprende de sus errores, pero debe verle el lado positivo a dicho aprendizaje y no sufrir por una equivocación de la que ya no se puede hacer nada por cambiar. 

Permíteseme aclarar que hace poco tuve una ruptura en mi vida y que pese a los intentos por volver a su reconstrucción, no se pudo. Y no voy a mentir diciendo que me siento demasiado bien, tranquilo y estable, porque no es así, al menos en esta contemporaneidad. Pero espero superar pronto a esta persona que fue tan importante en mi existencia del 2014.

Creo que cuando empiezo una relación, entrego demasiado de mi, al punto de imaginarme una vida entera con la persona, y creo que ese pensamiento erróneo es el que debo aprender a manejar. Ya que si uno empieza una relación con pensamientos tan posesivos y absorbentes (aunque estos no se expresen verbalmente, pero si habiten en el mundo del pensamiento personal) todo va por mal camino.
Uno debe vivir el día a día en una relación, ya que si uno se adelanta a los hechos futuros, aparte de entrar en un intermitente estado de molesta ansiedad, uno se precipita en una dimensión que al menos, en dicho presente (valga la redundancia), no corresponde copuchear´. Hay que vivir los momentos sin intoxicarlos con dosis de "pasado" o de "futuro". Ya que de lo contrario, no estamos viviéndolos en su plenitud, debido a que nuestra consciencia de encuentra en espacios atemporales.

Es por ello, amados y abandonados lectores de eccentric cirque (hay que decirlo, he escrito muy poco), sacándole provecho a este termino, podré volver a unirme con mi propia esencia. La cual, irrevocablemente, se olvida cuando uno está en relación. Uno entrega tanto (no sé ustedes) que se deja de ser Yo mismo, pasas a compartir parte de tu propia composición.
Cuando las relaciones terminan, las personas se separan y de una u otra manera, se sienten vacías. Ya que la mitad personal que compartieron queda desprovista al mundo, abandonada, solitaria y débil ante las influencias de toda nuestra actividad diaria. La intención es volver a reconstruir o alimentar esa mitad con energía y cosas nuestras, de tal manera volver a completar el globo o aura de nuestro propio ser de forma saludable. Sólo de aquella manera se llega uno a estabilizar. Eso sí toma un determinado tiempo, muchas personas se aferran en esta etapa al recuerdo de la persona que dejaron de tener, descendiendo aún más en la escala de recuperación o avanzando muy lento en este delicado proceso. Por otro lado, hay personas que la superan más rápido.

Debo decir que la persona que lo supera inmediatamente, es porque dudo que haya querido o amado intensamente. Y que siempre, si es que dijo lo contrario, solo se basaba en una careta que mostraba tal falsa condición; quizás, incluso, engaøanodose a sí mismo. 
También debo mencionar que aferrarse a un "recuerdo" es el peor autoflagelamiento; cuando uno vuelve a ver a la persona con la que terminaste después de un tiempo, vez que esta puede estar tan cambiada y te das cuenta de que, el termino o las condiciones de vida post-termino, le han modificado tanto su personalidad que uno analiza: "Pues, entonces creo que de verdad me aferro a una imagen que no volverá, una vista idealizada de quién fue para mi". 
Además, existe la opción de volver a encontrarse y que ambos sigan iguales a quienes siempre fueron; y es este el instante, en el que no existe ninguna barrera que pueda volver a separarles. La conexión y las cosquillas son más fuertes que cualquier decepción del pasado, transformándose en los principales cimientos de la "unión", derrotando cualquier error o desilusión que haya podido ocurrir. 
Aunque cabe mencionar que este acápite abarca mucho y prefiero no extenderme en esto. Ya que empezaría a entrar en terrenos del psicoanálisis y conociéndome, me alargaría a cabalidad xd. 

En fin.
La persona con la que estuve ya no está y ya no estará. Y no hay nada que pueda hacer, al parecer, para volver a unirla con mi ser. Pese a los intentos, me he visto derrotado en esta batalla.
Debo recuperar mis heridas y cicatrices volviendo poco a poco a la vida. Debo volver a rodearme de las personas que me quieren para sanar mi ser y re-conectarme con ellos. Debo volver a hacer las cosas que amo y me apasionan, como a su vez, también, debo volver a querer mi propia compaøía. Ese es el mayor desafío, pero el más interesante de aplicar.

Es la verdadera esencia de las cosas, volver a Nosotros Mismos y volver a amar nuestro espacio, volver a sentirnos tranquilos y equilibrados con nuestra propia presencia. Sin necesidad de que haya alguien más para sentirnos bien.

Creo que estaré un buen tiempo sólo. Mi ser lo necesita, Oh sí.
Hay que asumir que la persona ya no está y que debe partir a hacer su vida. Como también uno debe hacerla con la suya. El gran dolor es la desilusión de que el camino que deseaste hacer juntos se haya viseccionado en distintas direcciones. He aquí la grave consecuencia de idealizar a futuro la relación con una persona: ya que hay gigantescas probabilidades de decepción. Es preferible evitar dichos riesgos por el bien de la paz mental y espiritual. 

Recomiendo a mis queridos lectores que tengan mucho cuidado de emparejarse. No es algo que a la larga traiga muchas consecuencias favorables. En el momento siempre da felicidad y todo lo que queramos, pero cuando las cosas se ponen difíciles y uno termina, la persona se va para siempre. Y esa es la parte más impactante y más difícil. Por no decir la más espantosa y horripilante que nuestro corazón puede vivenciar.

Y pese a todo lo anterior, no tengo otra opción xD. 
Así que será pues.  Hay que tener un mayor control de nosotros mismos: no entregarnos en bandeja; todo debe ser en su justa medida (no perder el raciocinio). 
Espero ser feliz de nuevo, como muchas veces en mi vida lo fui. Espero llenar ese vacío con una inagotable porción de Yo mismo, es la idea. 

FDL.