"La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento".


domingo, 26 de febrero de 2017

Siento que vine al mundo a conocerlo completamente. Siento que vine a hacer de todo, a probar de todo, sólo así puedo disfrutar realmente la vida. He sentido a más no poder, he vivido lo imposible, he caminado por las calles más oscuras, como también he visto al Sol sonreírme especialmente a mí. La vida para mí es una danza, una poesía que hay que vivir. Vine al mundo a sentir, y he sentido, vaya que he sentido. He vivido la alegría máxima rebalsando mi ser, he sentido el mayor de los éxtasis sexuales, he llegado al pick del orgasmo y he sentido que subía a lo más profundo de la noche. He sufrido penas que muy pocos en el mundo han sufrido, he visto la oscuridad, he visto la vida. La vida es una danza que bailo y amo, amo con todo mi ser el sentir la intensidad de la existencia. Eso me hace un ser completo, no tengo miedo, muy pocas cosas me dan miedo realmente. Vivir tan intensamente me ha vuelto en un temerario. He reído, he coqueteado a más no poder, me he enamorado y he detestado. He sentido lo invisible del mundo y he jugado profundamente con mi imaginación. Amo mucho mi vida, amo mucho todo. Soy un eterno agradecido.

No hay comentarios: